viernes, 10 de abril de 2009

Unter das Bett/60cm.x30cm.
Bajo la cama/Acryl auf Leinwand.

8 comentarios:

Juan Carlos Eberhardt dijo...

muy buenos !!este ultimo sobre todo, me gusta

Azucena Rebon dijo...

Gracias Juan Carlos este es el que a mi mâs me gusta.Un poco porque es uno de los ùltimos y un poco porque refleja la desconfianza de los niños en este mundo de "grandes"Un saludo.

SUREANDO dijo...

Vengo a devolver la visita que hiciste a mi blog a través de la luz de Rembrandt.
Tenemos en común, el amor al arte y las raíces gallegas, mi familia viene de Coruxo en Pontevedra y dejé de pintar, como dices tú, al formar una familia.
Con tu permiso, seguiré el recorrido por tu blog.
Un abrazo grande desde el sur de Chile.
Beatriz

siete dijo...

Azucena, agradecido por tu entrada en mi blog y tus generosos comentarios. Te diré que esta serie de retratos/momentos me ha gustado mucho y que iré entrando para ver tus nuevos trabajos. Por cierto, es óleo lo que usas?
Como anécdota te diré que dentro de dos semanas marcho a Galicia de nuevo, esta vez a un Encontro coas Artes, tres días de compartir ilusión,conocimientos y amistad, con una gente maravillosa, que desde que la conocí, forma parte de mis sentimientos, ocupan una gran parte de mi corazón. En Galicia me encuentro como en casa....
Un beso desde Donosti (San Sebastián)

Enrique.

Azucena Rebon dijo...

A Beatriz:Gracias por haber pasado por aquì.
Y si... a las mujeres siempre nos une èse sentimiento de sacrificio.Un abrazo.

A Enrique:Muy contenta de que hayas visitado mi blog.Te cuento que los materiales que uso ultimamente en la serie de niños son acrilicos (un material formidable que da muchas satisfacciones)los de Tango son oleos,y los del tema mujeres son pasteles.Cada material tiene lo suyo.
Te deseo unas productivas vacaciones en la querida Galicia.Un saludo.

marcela dijo...

No conocía tu obra, estoy maravillada, que impactante, què moderno, gracias

Caio Fernandes dijo...

muy bueno trabajo!

Virginia Palomeque dijo...

Muy buenos tus trabajos!!!
Te sigo.
Virginia Palomeque